los otros pasan piola

La Responsabilidad Social, en la práctica

Publicado: 2012-02-27

(Escribe: Daniel Nakasone)

Para algunos es una novedad oír hablar del tema de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para otros, no tanto. Lo  cierto es que la RSE ha venido siendo aplicada desde hace ya varios años en ciertas empresas; y en la actualidad, podemos ver muchas compañías grandes y medianas que tienen un área dedicada a la responsabilidad social o están en proceso de implementarla.

No obstante, las empresas que poseen áreas de RSE en muchos casos muestran ciertos dobles discursos a la hora de implementar sus programas como parte de sus estrategias “responsables”. No es solo un fenómeno peruano sino también internacional y, sobre todo, característica cada vez más común entre muchas corporaciones gigantescas.

Principalmente, el doble discurso tiene que ver no con la cantidad de dinero que estas empresas invierten en programas dedicados a promover el desarrollo, fomentar la solidaridad, o tratar de hacer del mundo un lugar mejor; sino más bien en cómo manejan los recursos humanos dentro de sus propias empresas. Como es bien sabido, y gracias al término (muy “profesional” y moderno por cierto) llamado, optimización de recursos,  estas mismas compañías contratan empresas intermediarias las cuales a su vez son las encargadas de manufacturar sus productos.

Estas mismas empresas intermediarias se han ganado la vida,  “optimizando” los recursos humanos, lo que viene a significar en este caso pagos paupérrimos para el personal trabajador, sobreexplotación laboral y en muchos otros casos prohibición de sindicatos en las fabricas y hasta boicots y amenazas contra los trabajadores para mantenerlos en un estado perpetuo de desorganización, zozobra y temor. El caso quizá emblemático de esta situación es Foxconn, aquella gran empresa china tristemente famosa por sus condiciones laborales infrahumanas, lo que ha llevado a muchos de sus obreros al suicidio.

Justo tras escribir esto leo de nuevo la afirmación de la Vicerrectora de la Universidad del Pacífico, Matilde Schalw en la cual afirma que la Responsabilidad Social de las empresas no debiera ser solo un “área” en una empresa, sino estar orientada a cómo la empresa se concibe dentro de la sociedad y  cuál es su aporte dentro de ésta y en ese sentido cuál es su filosofía de vida. Todo queda claro entonces, al doble discurso de empresas y corporaciones me refiero.

Pero, si la situación en este tema se ve mal a nivel global. A nivel local, tenemos quizá otro tipo de obstáculos que vuelven el tema de la Responsabilidad Social Empresarial un tema superfluo y hasta frívolo en muchos casos. Y es que sin una adecuada base regulatoria de los derechos laborales todas las ansias por renovar nuestra forma de trabajar y crear empresa de forma comprometida caen en saco roto. De hecho, en algunos casos la RSE se ha vuelto solamente un lavado de cara o una máscara de maquillaje para muchas empresas que invierten mucho dinero en programas de ayuda social pero a nivel interno, actúan con la más completa prepotencia hacia sus trabajadores.

En este sentido, y ya que en gran medida las bases del crecimiento económico peruano se debe a la gran existencia de inversión privada y al deseo de muchos emprendedores por crear pequeñas empresas, cómo concebir que las empresas más grandes, con mayores ganancias, no necesariamente sean las más responsables con sus propios trabajadores y menos con la sociedad en la que cohabitan. En este estado de cosas, ¿qué clase de ejemplo estarán dándole  a los dueños de las pequeñas y medianas empresas que puede ser que los  tengan como guías de referencia?


Escrito por


Publicado en

Perú de Ciudadanos

Otro sitio más de Lamula.pe